martes, 19 de mayo de 2015

Lujuriosa cereza

- Muérdeme los labios y dime a qué te saben - susurró desnuda pasándose unas cerezas por la boca y chupándolas con lascivia.

Él se acercó, tomándola por la cintura, y de un mordisco se los arrancó dejando a la vista toda su mandíbula. Después sacó un pañuelo y le limpió con ternura la sangre que le brotaba por la barbilla.

Ella, sin tan siquiera intentar hablar, le observaba excitada masticarlos.

Él se los tragó y dijo - Supongo que así saben los labios del vecino pero sé que no volverá a ocurrir, ¿verdad, mi amor? -.


36 comentarios:

  1. Vaya Ana, una sorpresa tras otra. Me sorprended con cada letra. Me has llevado desde el morbo, hasta el asco, para llegar a una sonrisa final. Me ha encantado. Un besillo guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias María. Sí, es bastante asqueroso, nunca escribí nada así :) Me alegro que te encante, besos

      Eliminar
  2. ¡Qué bueno!, ¡Qué gore!. Si es que hay tíos que no aguantan un pie en la boca. O los labios de otro... Jugosísimo, Ana. Bsos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Venga una de picotas!!! Fer!!! jaja, muchas gracias y besos mozu!

      Eliminar
  3. ¡Wooooow! ¡Me has roto! Un micro ultra rojo, lascivo, gore y audaz. Una gozada que te deja una extraña mueca en la cara, una sonrisa desencajada. Genial, Ana.
    Abrazos, Amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, gracias Edgar! Quise que fuera surrealista pero no lo consigo. Me cuesta mucho pero ahí voy! Abrazo amigo de las Letras!

      Eliminar
  4. Vaya micro! muy bien llevada la historia y muy bien escrito. Uno de tus mejores relatos sin duda. Grande robinicola!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ooooooh! Gracias Santi. Un honor que te haya parecido eso :) Un abrazo fuerte!

      Eliminar
  5. Muy bueno Ana menuda venganza...!!
    Saludos :))

    ResponderEliminar
  6. Una lascivia como pocas, un relato que sorprende por lo corto, lo jugoso y lo intenso, claro, hablo en este ultimo caso del gore.... un gore lujurioso. Me encató, felicidades mi querida Ana Lía. Besos! (pero sin arrancarte los labios, jejeje!)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, ok Alonso. También soy de los besos de toda la vida. Muy gore el señor este!! Muchas gracias y besos para ti también :)

      Eliminar
  7. Impactante. Dices mucho en pocas palabras. Me ha encantado. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te impactara, era un objetivo. Un abrazo, Paola

      Eliminar
  8. Que turbio¡¡¡ :)
    El texto está muy bien construido, dices mucho más de la historia de lo que cuentas con las palabras, te sugiere muchas cosas...Bravo¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lucas! Me gustó eso de turbio. Espero que no te sugiera hacerlo de verdad :) Un abrazo

      Eliminar
  9. Joooooopelines!! Eso sí que son celos llevado al extremo. Claro que ella parece aceptar el castigo de buen grado...

    ¡¡Tremendo, Ana!! Tal para cual

    Un beso enorme para tí y mis respetuosos saludos a tu increíble inspiración :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias hermosa. Sí que son tal para cual, ajjaa. Besos mocina

      Eliminar
  10. Un micro genial Ana Lia, sorprendente, un micro macro...
    Feliz tarde.

    ResponderEliminar
  11. Analíaaaaaaa que horrible!!! Es que la he visto. La he visto sin labios con las mandíbulas al aire... Los hay vengativos eh?.
    Estupendo relato que tiene en tanto en tan poco... Maravilloso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ostras, pues lo siento por esa imagen tan asquerosa...jajaja. Es como tenía que ser terror gore, surrealista, etc... Muchas gracias Mercedes y besos

      Eliminar
  12. ¡Mama mía! horripilante venganza de amante celoso....y el vecino de rositas jeje.
    Un gusto leerte aún en clave gore.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Francisco!! Es lo único gore que tengo, lo prometo! Besos

      Eliminar
  13. Una mezcla de erotismo y gore maravillosas. Y un final que despierta una sonrisa. Como dice María, una sorpresa tras otra, en cada línea, en cada párrafo, cambia algo. Un abrazo, Ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ricardo, me alegro haberte sorprendido. Un abrazo

      Eliminar
  14. ¡Otia!
    El problema no problema es que el Relato es jodidamente morboso y tierno al mismo tiempo... Erótico, lascivo y de lo más sensual... Y no puedes quitarte esa dulce lujuria que tiene Él en la imagen mental que se ha formado en mi Mente... ¡¡Aiiix!! Y luego lo piensas y es... "¡Lechugas! ¡Qué le ha arrancado el labio!", pero es tan... ¡¡¡Aaaarg!! Que se te olvida...
    ¡Brutalmente Brutal Guapota!
    ¡Besines! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja, eres terrible! Lo del morbo es adrede por la lujuria y lo de tierno...pues el quizá en ese momento de limpiarla pero no quiero un hombre así, también te digo. Para morder, ya estoy yo, jaja Besos y gracias guapísima!

      Eliminar
  15. Es una manera de poseer los labios de su mujer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, una manera como otra cualquiera, jaja. Para qué dialogar sobre un suceso tal como una infidelidad pudiendo solucionarlo así. Gracias Luciano, un abrazo

      Eliminar
  16. Ana,
    Te deja sin palabras (afortunadamente, no sin labios!!!).

    Impresionante como en pocas palabras sorprendes tanto. Desde ese punto inicial de deseo hasta esa venganza cruel de unos celos odiosos.

    Muy bueno.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario, Conxita! Me alegro haberte sorprendido, un abrazo

      Eliminar
  17. Jopeeee, Ana!! madre mía, decir carne de gallina es poco...te te has salido....
    ufff
    un besazo, me ha parecido buenísimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, gracias Clara. Ya lo dijo Don Joaquín: "Porque amores que no mueren matan y porque amores que matan, nunca mueren". Besos moza

      Eliminar