martes, 10 de febrero de 2015

Rompecabezas

   Estuve caminando quién sabe durante cuánto, tal vez un segundo o quizá una eternidad; llorando en la completa oscuridad intentando casar los pedazos en los que se había convertido mi corazón. Un rompecabezas imposible, creo que incluso me faltaban piezas.

   El caso es que me topé con alguien que tenía algo entre sus manos. Al chocar, a ambos se nos cayó lo que llevábamos. Fue curioso mirar al suelo y ver, junto a los míos, sus pedazos que también eran de un corazón roto. Sin dudar, nos agachamos rápido a recoger cada uno los nuestros.

- Es difícil armarlo de nuevo - me dijo con cierta vergüenza.

- Lo sé, lo estoy dando casi por imposible. Si quieres te ayudo y tú me ayudas a mí. Tal vez entre los dos sea más fácil - contesté con una sonrisa.

   Accedió al instante y ahí estuvimos quién sabe durante cuánto, tal vez un segundo o quizá una eternidad; construyendo y casando piezas hasta por fin armar los dos corazones.

   Nos sentimos muy felices y allí, tirados en el suelo, observamos el gran trabajo que habíamos hecho con una salvedad, uno de los pedazos estaba cambiado. Por alguna razón una de sus piezas quedó soldada en mi corazón y una de las mías en el suyo sin poder sacarlas de nuevo. 

- No puedo dártela. Me la tendré que quedar - dijo.

Yo tampoco así que te regalo la mía y si quieres yo cuidaré de la tuya - contesté.

- También te la regalo, estará mejor contigo - me susurró acercándose a mí.


    Me acarició suavemente y me besó quién sabe durante cuánto, tal vez un segundo o quizá una eternidad; una luz nos iluminó y nos sobrecogió un latido muy fuerte que emitieron al unísono nuestros corazones.  


   Desde el suelo, ambos levantamos la cabeza y vimos que ya no era noche, era un maravilloso amanecer. Me sonrió y le sonreí. Nos incorporamos al tiempo y, tal vez por nuestra torpeza, chocamos fuerte nuestras cabezas convirtiéndolas en mil pedazos. 



50 comentarios:

  1. Me encanta! Y el final jejej cuando encontramos el amor y el corazón palpita, la cabeza deja de funcionar, en algunos casos jejej. Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Elena. Sí, nos rompemos la cabeza literalmente. Un abrazo

      Eliminar
  2. Muy San Valentiniano. Me acuerdo de los románticos: "El corazón tiene razones que la razón no entiende". Muy lindo relato, abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Carlos. O corazón o cabeza pero todo no puede ser, jaja. Un abrazo

      Eliminar
  3. Idílico, como debería ser. Me ha gustado mucho porque transmite esperanza. Sobre la calidad del escrito como siempre muy cuidado, made un Ana.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Francisco. Me alegro que te resulte esperanzador. Un abrazo y besos

      Eliminar
  4. San pendejin:( yo no creo celebrar el amor por estos tiempos...jiji tú siempre cuentas las cosas muy bien y de la manera cruelmente bonita! me ha encantado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ady. Me gusta que veas que hago las cosas cruelmente bonitas! Un beso

      Eliminar
  5. Jooooo qué relato tan tierno y tan romántico!! Sin duda es un alegato a lo que debería ser el amor, una fusión de corazones y mentes en condiciones de igualdad. Precioso Ana, quedé enamorada de tu relato :)

    Un abrazo enorme, madrina!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias mi preciosa chica amadrinada. Me alegro que te guste. Un fuerte abrazo :)

      Eliminar
  6. Lo he leído con una sonrisa tierna y se ha quedado soldada a mis labios. Muy dulce relato! Me encantó. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias María. Me alegra haberte robado una sonrisa :) Un besote

      Eliminar
  7. Precioso, en serio. Me ha encantado. Cómo se nos descompone la mente cuadno amamos... Enhorabuena, me has puesto los pelos de punta. Será porque soy una romántica empedernida. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a romanticonear entonces!!! Muchas gracias María, un abrazo

      Eliminar
  8. Hola Ana, no sé si te escrito alguna vez en tu blog, pero bueno, no importa, siempre hay una primera vez para todo, tú primera cerveza, tu primer concierto de rock, tu primer bocata de calamares, en fin, que te voy a contar.
    Bonito relato, y aunque estos temas me saturen, sabes contarlos bien sin que sea empalagoso. Aunque prefiero la Ana de humor sarcástico de otras entradas, pero hay que hacer de todo para todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, gracias por el comentario. Tengo que leer tu participación en el concurso de Beatriz. Me va más el sarcasmo y las tontadonas pero en este me he esmerado a fondo. Me alegro que te haya gustado. Un abrazo

      Eliminar
  9. Muy bueno Ana. Eres una romántica sin solución :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Jhon. Un abrazo (Señor romántico)

      Eliminar
  10. ¡Qué potitoooooooooooooooo! *-*
    He visto Maripositas revoloteando por la pantalla del Pc... ¡Aiiiix! El Amor... ;)
    ¡Besines! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Campanilla, tal vez sean las que vomité el otro día. Un besote

      Eliminar
  11. Wow! Me ha encantado, de verdad. Al principio no mucho, la verdad, porque no era nada novedoso. Pero es ese tipo de textos que hay que leer hasta el final para que todo cambie. El desenlace es magnífico, la entrada en un bucle y has hecho lo que a mí me gustaba hacer cuando empecé a escribir: demacrar la belleza, lo bonito.
    Para mí, es perfecto ;)
    Biquiños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Joker, nunca había hecho nada así y no sabía si estaría bien. Con tu comentarión me quedo supercontenta. Un besote y gracias de nuevo

      Eliminar
  12. Muy bueno robinicola! una gran metáfora de la vida y la historia termina con un final brutal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Santilógico! Sé que en el fondo eres un romántico, a mí no me engañas ;) Un abrazo

      Eliminar
  13. Es la mecánica del corazón. Como cuando desmontamos un aparato y al volver a encajar sus piezas, siempre nos sobra o nos falta alguna. Genial si vale para arreglar otro. Ay, Ana Lía de los suspiros, dónde quedó nuestra inocencia para escribir como tú. Besototes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohhh!!! Gracias Fer. Me quede con cien suspiros escuchando un murmullo pero no sé si será inocencia. Un besote

      Eliminar
  14. San Valentín a tope, que es hoy. Como tengo el punto romántico algo raquítico aprecio en lo que vale las historias en que la fusión sentimental anda en juego sobre todo cuando como en este caso el final feliz se trastoca en algo malévolo y sarcástico. Es lo que tiene el amor y sus desdichas, cuanto menos caso le haces más pronto adquiere su verdadero sentido
    Bicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Hoy es el día de los enamorados!!" jaja, ya. Muchas gracias max, un beso

      Eliminar
  15. Qué tierno, un tropiezo involuntario pero decisivo Ana. Un saludo!!

    ResponderEliminar
  16. Saludos, Ana Lía, muy lindo tu relato. Resolver un rompecabezas como ese no se puede hacer solo. Qué bueno que se encontraron esos dos seres aunque después rompieron sus cabezas .-). Muy bueno y hermoso!. Cariños y bendiciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, esos dos seres me los imagino formados con piezas diminutas de puzzle, todo el cuerpo. No lo describí porque no supe hacerlo así que lo dejé así. Gracias guapa! Un beso

      Eliminar
  17. Ups! me has descubierto... creo que en otra vida debí de ser legionario romano... Gran relato como ya te dije, todos buscamos quien complemente nuestros corazones, aunque en este caso el final resulta un tanto "chocante". Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaajaj, me alegro de que te chocaras con este relato. Un placer que me comentes, un abrazo

      Eliminar
  18. Maravilloso texto, Ana Lía. Me ha gustado tanto que lo he vuelto a leer unas cuantas veces más. Y leyendo y releyendo he notado que el tiempo se me iba de las manos, tal vez un segundo o quizás una eternidad; pero ha valido la pena.
    Un abrazo. ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Pedro!!! Es un vórtice espacio-temporal....me alegro que te gustara. Un abrazo

      Eliminar
  19. Una historia de amor relatada con tanto sentimiento merece mi aplauso. Excelente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jorge, quise hacer una historia surrealista sobre el amor cotidiano y convertirlo en bucle infinito. Incluso pensé en hacer otra segunda parte, llamada "Rompecorazones", pero sería muy predecible después de esta. Un abrazo

      Eliminar
  20. muy bueno el relato... me gusto mucho... saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, un placer que te haya gustado mucho :) Saludo

      Eliminar
  21. Uno de los relatos cortos más hermosos que he leído en un muy buen tiempo, me gustó como fluían las palabras y el hecho de que en ningún momento se sintió “melcochoso” ni nada. Un hermoso relato de amor, el final me dejó con una tibia sensación en el pecho. Grande. Saludos y que tengas un buen inicio de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que hayas tenido una tibia sensación en el pecho siendo un maestro del terror es toda una recompensa para mí. Me tienes en vilo esperando tu carta manuscrita de amor! Creo que será muy interesante :) Muchas gracias, Jorge. Un abrazo

      Eliminar
  22. qué añadir...,querida Anita.La esperanza que trae el amor después de haber estado en fuga es como el viento fresco que anuncia una tormenta de verano, refresca corazón y mente y los llena de oxígeno y vida.
    un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué dulce eres, Clara. Qué bonito tu comentario. Muchas gracias moza. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  23. Hola Ana, como estás!
    Acabo de entrar en tu blog y releí este relato. Lamento no haberte dejado comentario alguno en su momento pero como dicen; nunca es tarde para hacerlo.
    Me impresionó el romanticismo que destila, la suavidad, la calidez, la candidez. Y muy reflexivo por cierto.
    FELICITACIONES ANA QUERIDA.
    Beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ricardo. Ya sabes eso de que "Si no tardas mucho te espero toda la vida" :) Me alegro que te gustara. Un beso Maestro

      Eliminar