miércoles, 22 de octubre de 2014

El perro de Orión

- Me cuesta acostumbrarme a estos amaneceres – comentó con la mirada perdida en el horizonte.

- Comprendo Dog pero estoy seguro que podrás hacerlo. Respira profundamente y notarás el olor de la pasiflora. Aquí todo lo envuelve – contesté intentando que se encontrara más cómodo.

                Dog tenía una mirada en la que se podía confiar. Unos ojos limpios, expresivos y muy leales. En un primer contacto, ambos mostramos asombro al ver la rapidez con la que nos entendimos. Ninguno de los dos sentimos miedo en aquel momento por eso fuimos inseparables.

Pocos fueron los datos que reveló acerca de su extraño mundo pero se veía el sufrimiento en su mirada. Hablaba de todo lo que quedó destruido y que pocos fueron los que pudieron huir. Fue quizás el único superviviente de su especie y eso le atormentaba. Fueron muchos los días que intentó establecer contacto sin respuesta. Al final se adaptó y desistió dando a su mundo por extinto. El resto nos adaptamos a él e intentamos durante su corta vida que no se sintiera tan solo.

Recuerdo con cariño aquella mañana que le saqué a pasear y me dijo, tal vez mintiera, aquello sobre su vida pasada.

- Es muy cálido el abrazo de esta enredadera. ¿Puedo decirte algo? – me preguntó.

- Claro Dog. Puedes decirme lo que quieras. Somos ya buenos amigos – le dije.


- A esa estrella la llamábamos Sirio, la más brillante. Es curioso que en mi planeta también recibía el nombre de “la estrella perro”, Alfa de Canis Majoris. A veces pienso que esto es un sueño del que no quiero despertar porque de donde vengo, sería impensable poder hablar con un perro. Pero me alegro, sea o no sueño, de haberte conocido Orión – mencionó con una sonrisa.


26 comentarios:

  1. Gran relato. Una historia muy bien contada. Además la ciencia ficción es una de mis debilidades. Eres una fenómena!

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno, Ana Lía, me gustó mucho tu historia, se siente la nostalgia de Dog a la vez que su conformidad con su situación. Ciencia ficción y emotividad mezclados con naturalidad. Te felicito. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Alonso. Creo que mucha gente ha sentido alguna vez por su perro lo que Orión por Dog. Un abrazo

      Eliminar
  3. Breve, bueno, bonito, bello. Todas las "B" tiene este relato. Felicidades, abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Baby!!!! Muchas gracias y un fortísimo abrazo.

      Eliminar
  4. Hola Ana.
    Me ha gustado mucho tu relato, muy original, a veces
    me pregunto de que podría conversar con mi perro si
    hablara y me has dado una de las respuestas.
    Hablaríamos de las estrellas.
    Suerte para el concurso.
    Un saludo cordial.
    Benjamín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdo que con mirar a mi perrina creía saber lo que quería y también que ella me entendía cuando me miraba. Muchas gracias Benjamin. Un besote

      Eliminar
  5. Hola Ana Lia!! Bonito y personificado relato, tu sabes que Orión es una de las Constelaciones estelares que más me gusta contemplar en las tardes_ noches de invierno. Suerte con tu concurso. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabía Maria que teníamos muchas cosas en común pero esto me deja muy sorprendida. Para mí, la constelación más enigmática es Orión. Las pirámides egipcias Keops, Kefren y Micerinos están colocadas como las centrales de Orión (Alnitak, Alnilam y Mintaka). Además, la nebulos de Orión m42 fue las primeras que vi con el telescopio. Toda una sorpresa tu comentario. Muchísimas gracias y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  6. Hola, Ana Lía. No deja de asombrarme la capacidad de ciertos escritores -y escritoras, no se me enfade nadie-, para sentirse inspirados por una simple imagen. El poder de la imaginación es infinito. Y como muestra, tu cuento. Te deseo suerte en el concurso. Por cierto, me ha encantado tu pieza. Te felicito. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Pedro. Jope!!! Me dejas sorprendia con lo que me has puesto. Es un honor que me consideres escritora. Un fortísimo abrazo

      Eliminar
  7. Me gustó tu relato en el que mezclas muy bien la ciencia ficción con una dosis de emotividad, me recordó algo a Orsos Scott Card.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Alejandra. No conozco eso pero lo buscaré. Un abrazo

      Eliminar
  8. Me gusta mucho Ana Lía, gracias por compartirlo. Un abrazote :)

    ResponderEliminar
  9. Fantástica historia también la tuya. Te deseo suerte. Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Un relato emotivo y que a mi, al menos, me sorprendió pues pensaba inicialmente que el extraño en el planeta era el otro. Un bonito relato. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sandra. Me alegra haberte sorprendido. A algunos de los otros les tengo acostumbrados a las sorpresas. Un abrazo

      Eliminar
  11. Bello relato, Lía. Sujeto a mil interpretaciones diferentes y cargado de aliento épico. Hay cierta nostalgia profunda a lo que fue y ya no es. A lo que quizás en algún lugar sigue siendo aunque no lo podamos alcanzar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Max. Es como una desazón cómoda. Cuando ya haces borrón y cuenta nueva. Me gusta lo que has visto. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  12. Hola Ana, me ha gustado este relato, se puede ver de distintas manera
    me gusta su ambiguedad y como lo has narrado, felicidades.
    Un saludo, suerte y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  13. Hola Ana Lia. Que bueno, me ha gustado un montón.

    Un saludo y suerte.

    ResponderEliminar